Honesto

Imagenes de zakrzepica żył głębokich Venosa

Imagenes de zakrzepica żył głębokich Venosa

Adelaida, de 60 AñOs de edad, acude a la consulta porque lleva 2 díjak con la pierna derecha muy hinchada y Caliente. Le duele y no le LIMITA la deambulación. En la exploración fíSICA presenta febrícula de 37,2° C, obrzęk con fóVea hasta la rodilla en la pierna derecha, eritema Caliente y de bordes regulares en la región pretibial. Pueden palparse adenopatíjak inguinales derechas.

¿DEBO DESCARTAR OTROS Problemas de Salud?

La zakrzepica żył głębokich Venosa o tromboflebitis es la ocupación de la Luz de las venas por un trombo, habitualmente compuesto por fibrina, plaquetas y Hematíes, y la respuesta inflamatoria zmienna que le acompañza. Las zakrzepica żył głębokich venosas que se producen en el sistema venoso profundo presentan cl burmistrz trascendenciaínica que las del sistema venoso powierzchowne, debido a la gravedad de sus complicaciones potenciales (embolia pulmonar, síndrome postrombóTico). Todo esto UNIDO al riesgo de hemorragia por un tratamiento injustificado con anticoagulantes, conlleva la Necesidad de un Diagnóstico adecuado.

La vena poplídziel herbatę el sistema venoso profundo de la extremidad gorsze pl Sistema venoso profundo dystalnej y bliższy. Los trombos localizados się popl NivelíTeo o pl áREAS más proximales presentan burmistrz riesgo de producir embolia pulmonar; un 50% de las zakrzepica żył głębokich venosas profundas (TVP) proximales embolizarán, frente a un 30% de las distales 1. la Mayoríde las TVP aparecen en las valvas de las venas del sistema venoso profundo dystalnych de los miembros INFERIORES. La Presencia de una zakrzepica żył głębokich Venosa powierzchowne zobo TVP descartar una.

La fisiopatologíde la TVP se wznowić en la tríAda de Virchow: estasis Sanguínea, dañO endoletial e hipercoagulabilidad.

Los Factores de riesgo (Tabla 1) que se asocian con burmistrz frecuencia syn TVP: inmovilización, ingreso hospitalario, cirugíreciente, nowotwory y proceso infeccioso.

Las manifestaciones clíNicas de la TVP syn poco sensibles y, cuando aparecen syn muy inespecíficas, por el que lo Diagnócl sticoíNico es insuficiente. Las manifestaciones językowe de la TVP incluyen dolor en la que se incrementa pantorrilla con la dorsiflexión Pasiva del pie (signo de Homans), obrzęk en el miembro gorszej y distensión Venosa. Cuando la clínica lokalna hace sospechar la Presencia de una TVP, las Pruebas complementarias lo confirmarán en menos del 25% de las ocasiones, ya que los que se incluyen Procesos en el Diagnóstico diferencial syn frecuentes muy. El Diagnóstico diferencial de la TVP debe realizarse con: celulitis, tromboflebitis powierzchowne, rotura de quiste de Baker, krwiak muskularna, esguince de tobillo o de rodilla, obrzęk de estasis, síndrome postrombótico, artritis y linfedema.

¿DEBO SOSPECHAR UNA zakrzepica żył głębokich Venosa profunda?

La incidencia anual de la TVP se estima en un 0,1%. Es una entidad que se sospecha con frecuencia, pero se Confirma solamente en un 10-25% de los Casos 2. Es una enfermedad de DIFícil Diagnóstico cuando se atiende exclusivamente a la clínica, ya que los síntomas y signos indicativos syn frecuentes en la población ogólna pueden deberse causas numerosas nie trombóTicas, hecho que conllevaría la realización de un elevado núMero de pruebas complementarias con Resultados negativos.

Las manifestaciones clíNicas, por su baja sensibilidad y especificidad syn de escasa utilidad en el Diagnóstico. Un metaanálisis realizado para evaluar el valor Diagnóstico de la clínica ante la sospecha de TVP concluyó que la cl, usadaínica de forma fizyczna, męstwo su Diagnóstico era muy limitado. Se trata de una revisión sistemáTica de 54 de Estudios en los que cohortes se encontró que una TVP previa y una enfermedad rakaíGena incrementan la probabilidad de sufrir TVP (Razón de probabilidad: 2,25 2,71 y, respectivamente) seguidas de una inmovilización reciente, la Diferencia en el diáMetro de ambas extremidades (medido bajo la tuberosidad piszczelowego) y la cirugíreciente (Razón de probabilidad: de 1,75 1,98) 3. Diferentes estudios realizados en la década de 1990 sobre el papel de los síntomas y signos clínicos en el Diagnóstico de la TVP reflejaron una gran variabilidad, tanto en la sensibilidad como en la especificidad, que invalidaba su uso como herramienta Diagnóstica adecuada (Tabla 2) 4, 5.

Aunque Por separado los síntomas y signos clínicos (Tabla 3) tienen poco męstwo Diagnóstico, la combinación, utilizando una serie de reglas de predicción clínica basadas pl sistemas de puntuación, Pomoc dla identificar a los pacientes de mer riesgo y Mejora la eficacia y la Seguridad de los juicios clínicos. Una wywiad detallada posibilita la identificación de Factores de riesgo que, Añadidos determinados hallazgos clínicos, permiten desarrollar modelos de predicción de presentar TVP, como el modelo clínico de Wells (Tabla 4). Se trata de un modelo validado que permite desarrollar una ESTRATEGIA Diagnóstica y terapéUtica Segura cuando se combina con pruebas complementarias żadnych invasivas. Este Modelo no se puede utilizar pl: embarazadas, pacientes anticoagulados, pacientes con TVP previa, con síntomas de más de 60 díjako de duración, ante la sospecha de embolia pulmonar y en pacientes con una pierna amputada. Estratifica la probabilidad del paciente de sufrir una TVP en baja, moderada y Alta. Usando este Modelo, menos del 5% de los pacientes clasificados de bajo riesgo tendrán TVP una. Una puntuación alta en el modelo de la probabilidad Wells incrementa de TVP e indica qué método Diagnóstico definitivo es más apropiado.

Sin embargo, encontramos en la literatura estudios que ponen pl Duda la utilidad y validez del uso del modelo de Wells aplicado pl pacientes evaluados pl atención Primaria (AP). Basándose en el hecho de que Wells elaboró sus reglas tras realizar estudios con pacientes valorados pl atención secundaria, concluyen que el modelo Diagnóstico de Wells, solo o en combinación con el Resultado del díMero D nie garantiza una estimación adecuada del riesgo cuando se aplică pacientes evaluados pl AP. Recomiendan la obtención de una regla Diagnóstica que la historia łączą clínica, la exploración fíSICA y el díMero D en pacientes atendidos pl atención primaria 6,7.

La flebografíConvencional la es técnica de referencia para el DIAGNóstico de la TVP, con una sensibilidad y una especificidad del 100%; no obstante, se trata de una prueba invasiva con una elevada Tasa de complicaciones que hacen inviable su empleo de forma sistemáTica en una afección cuya clínica posee un valor predictivo positivo muy Bajo.

El díMero D es un producto de la degradación de la fibrina y se Halla en la circulación SanguíNea tras la lisis de ésta, mediada por la plasmina. La determinación del díMero D no permite diagnosticar una TVP, pero una probabilidad test wstępny baja y un RESULTADO negativo sí que permiten excluir la enfermedad sin Necesidad de recurrir técnicas más Específicas 8.

La suma de un bajo riesgo de TVP SEGún el modelo de Wells y un RESULTADO negativo del díMero D (9.

La ecografídopplerowskiego es la prueba de imagen de elección para el Diagnóstico de la zakrzepica żył głębokich Venosa. Permite ver las venas del sistema profundo y la respuesta de éStaś a la compresión por la sonda (la falta de compresibilidad de la vena es el criterio Diagnóstico de zakrzepica żył głębokich). Aporta iNFORMACÍón sobre el flujo Sanguíneo y otras ESTRUCTURAS de la pierna. La ecografíestá recomendada pl pacientes con probabilidad moderada o alta de TVP o en AQUéllos con probabilidad baja y díMero D positivo. Esta técnica presenta una alta sensibilidad y especificidad (superior al 95% en ambas) y un elevado męstwo predictivo (97%) en el Diagnóstico de TVP bliższy pl pacientes sintomáTicos (Grado de recomendación A). Sin embargo, Dicha sensibilidad desciende a un 40-70% en las TVP distales y Dado que un 20-30% de éStaś progresa al territorio bliższy aumentando con ello el riesgo de embolia pulmonar, se recomienda realizar eko-Dopplera seriados en el intento de identificar Dicha progresión 10. Una ecografínegativa sólo descarta la Presencia de una TVP en el grupo de pacientes con probabilidad clínica baja. En los pacientes con probabilidad moderada-Alta de la que se posibilidad trate de un falso negativo en una TVP dystalnej es elevada; en este caso, se recomienda la repetición de la ecografíA PL 1 Semana para descartar totalmente el posible Crecimiento bliższy del trombo. Sólo en caso de probabilidad clínica elevada, díMero D positivo y negativa eko-Dopplera serínecesaria la realización de una flebografíza (Figura 1).

La ESTRATEGIA Diagnóstica idealnym pl pacientes sintomáTicos, składają en la combinación de la probabilidad clínica, el díMero D y la ultrasonografídopplerowskiego (Grado de recomendación A).

¿DEBO DERIVAR URGENTEMENTE AL szpitalu?

CONCLUSIONES

A pesar de que la incidencia Wynagradzanych de la TVP es baja, la gravedad de sus complicaciones y el riesgo inherente a un tratamiento Leki przeciwzakrzepowe justifica la Necesidad de conseguir una sospecha Diagnóstica válida en la consulta de AP. Para ello, la utilización de modelos clínicos de predicción basados ​​en la historia clínica y la exploración fíSICA, elálisis del díMero D y la realización de una ecografíSyn Doppler HERRAMIENTAS de fácil uso que un adecuado aseguran y fiable cribado Diagnóstico y permiten la derivación a la atención secundaria de los pacientes con sospecha Diagnóstica elevada. Asimismo, el tratamiento Leki przeciwzakrzepowe de la TVP con fármacos de cómoda posologíY menores complicaciones permite sterowanie el evolutivo pl AP.

RECOMENDACIONES

  1. La gravedad de las complicaciones potenciales (embolia pulmonar, Síndrome postrombótico) de la TVP, Unida al riesgo de hemorragia por un tratamiento injustificado con anticoagulantes, conlleva la Necesidad de un Diagnóstico adecuado.
  2. La Presencia de una zakrzepica żył głębokich Venosa powierzchowne zobo TVP descartar una.
  3. El Diagnóstico diferencial de la TVP debe realizarse con: celulitis, tromboflebitis powierzchowne, rotura de quiste de Baker, krwiak muskularna, esguince de tobillo o de rodilla, obrzęk de estasis, síndrome postrombótico, artritis y linfedema.
  4. Aunque, por separado, los síntomas y signos clínicos (Tabla 3) tienen poco męstwo Diagnóstico, la combinación, utilizando una serie de reglas de predicción clínica basadas pl sistemas de puntuación, Pomoc dla identificar a los pacientes de mer riesgo y Mejora la eficacia y la Seguridad de los juicios clínicos.
  5. La ESTRATEGIA Diagnóstica idealnym pl pacientes sintomáTicos, składają en la combinación de la probabilidad clínica, el díMero D y la ultrasonografídopplerowskiego.
  6. Ante un paciente con probabilidad clínica alta y díMero D positivo, debe iniciarse el tratamiento, incluso de forma ambulatoria, con HBPM en dosis terapéuticas hasta que el Diagnóstico se descarte por una prueba de Obraz.

BIBLIOGRAFÍZA

  1. Villa EstéBáñez R Veiras del RíO O. zakrzepica żył głębokich Venosa profunda. AMF. 2009, 5: 11-20.
  2. Ruiz-Giménez N, Friera A, Sánchez Molini, P. zakrzepica żył głębokich Venosa profunda pl miembros INFERIORES en un servicio de urgencias. Utilidad de un cl Modeloínico de estratificación de riesgo. Med Clin. 2002; 118: 529-33.
  3. Goodacre S, Sutton A, Sampson F. metaanaliza: wartość ocenach klinicznych w diagnostyce zakrzepicy żył głębokich. Ann Intern Med. 2005; 143: 129-139.
  4. Amerykański Thoratic Society. Wytyczne praktyki klinicznej: Podejście diagnozy ostrej zakrzepicy żylnej. 1999.
  5. Susan R. Rozpoznanie kliniczne zakrzepicy żył głębokich. Arch Intern Med. 1998; 158: 2315-2323.
  6. Oudega R, księżyce K, wartość Motyki A. Ograniczona historii pacjenta i fizycznego badania w diagnostyce zakrzepicy żył głębokich w podstawowej opiece zdrowotnej. Lekarz rodzinny. 2005; 22: 86-91.
  7. Oudega R Motyki A, księżyce K. Wells zasada nie wyklucza odpowiednio zakrzepicy żył głębokich u pacjentów w opiece podstawowej. Ann Intern Med. 2005; 143: 100-107.
  8. reíAZ Sánchez S, L Gordilloópez FJ, González González AI. guíCLínica sobre patologíVenosa. FMC. 2001. protoko.
  9. Wells P Owen C, Doucette S. Czy to pacjent ma zakrzepicę żył głębokich? JAMA. 2006; 295: 199-207.
  10. Gabriel Botella F, Labiós GóMez M, Biustonoszeó Aznar JV. Zakrzepica żył głębokich Venosa profunda: presente y futuro. Med Clin. 2000; 114: 584-96
  11. Perone N, Bounameaux H, Perrier A. Porównanie czterech strategii diagnozowania żył głębokich zakrzepica żył głębokich: a z analizą kosztów i efectiveness. AJM. 2001; 110: 33-40.
  12. Scarvelis D, Wells P. Diagnostyka i leczenie zakrzepicy żył głębokich zakrzepica żył głębokich. CMAJ. 2007; 175: 1087/92.

RELATED POSTS

Comments are closed.